Quien te ha visto y quien TV


Por Lautaro Heger, Santiago Miraglio y Julieta Saavedra Ríos

Hace poco más de un mes, el ex secretario de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, se lamentaba vía Twitter por no haber redoblado esfuerzos para poner fin a dos medios públicos como son Télam y la Televisión Pública Argentina. Nada resulta sorpresivo o de gran impacto si tenemos en cuenta que, en esa misma red social y a poco de asumir sus funciones en el gobierno de Mauricio Macri, se dieron a conocer otras de sus polémicas palabras, ya sea para mofarse de la última dictadura militar o catalogar el derrocamiento de 1955 como su “golpe de Estado favorito”. La repercusión sobre sus dichos respecto de los medios públicos fue inmediata. Muches usuaries de la red social del pajarito le respondieron y le recordaron a Avelluto respecto del vaciamiento y estigmatización que sufrieron dichos medios de comunicación durante la gestión de la que fue partícipe. Junto con Hernán Lombardi, quien estaba encargado del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Avelluto legitimaba y contribuía no sólo a la denostación de los medios estatales, sino que los condenaban a la reducción de sus presupuestos, el despido masivo de sus trabajadores y a la falta de iniciativas que permitieran la generación y la potenciación de sus contenidos.

El tweet de Pablo Avelluto, ex Secretario de Cultura de la Nación

Actualmente, en este contexto tan adverso que ha propiciado la pandemia del coronavirus, queda más que clara la importancia de invertir no sólo en áreas como investigación, salud y educación, también confirma que es clave invertir en medios públicos de calidad.

Y ésto tiene que ver con cuestiones como la infodemia o cómo hoy la grilla destinada a Seguimos Educando garantiza el derecho a la educación de miles de niñes y adolescentes en nuestro país.
Como una gran cantidad de investigadores señalan, las funciones de un medio público son: informar, educar y entretener. En una región con alta concentración mediática, es imprescindible que la población pueda contar con medios públicos que garanticen sus derechos, que visibilicen la diversidad regional, que disputen la agenda, que representen a diferentes sectores de la sociedad, que generen participación y pluralidad de voces. En ese sentido, la Televisión Pública Argentina se ha constituido como un ejemplo más que interesante y a lo largo de toda su trayectoria ha atravesado por diversas etapas.

Una historia de ajustes y desajustes

El 17 de Octubre de 1951 se constituyó como el día en que se realizó la primera transmisión televisiva. En aquel momento era LR3 Radio Belgrano Televisión y cubrió el acto conmemorativo por el Día de la Lealtad, encabezado por el presidente Juan Domingo Perón y la primera dama Eva Duarte de Perón. Luego, la programación fue girando en torno a la transmisión de partidos de fútbol, proyección de documentales y, tímidamente, comenzaba la producción de programas propios, como los que eran iniciativas de empresas privadas que fueron interviniendo en la señal durante los años siguientes.

Jaime Yankelevich y Enrique Susini, artífices de la primera transmisión de la señal pública

Al llegar la década del setenta, el Golpe Cívico-Militar de 1976 repercutió en la generación de contenidos de radiodifusión. En ese sentido, la realización del Mundial de 1978 resultó una coartada ideal para el encubrimiento de las vejaciones a los Derechos Humanos perpetradas por el Estado. A eso se sumó la producción de ficción, programas humorísticos y la contratación de grandes figuras que transmitieran un claro mensaje de calma, encubriendo la desaparición y tortura de personas.
Con el regreso a la democracia, en 1983, la señal que ostentaba el nombre de ATC (sigla de Argentina Televisora Color), fue objeto de transformaciones tales como la federalización de la producción periodística del servicio de noticias, la ampliación de las señales repetidoras, cierta importancia a los contenidos culturales y una fuerte orientación de la programación hacia la propaganda política, especialmente en el marco de las elecciones legislativas de 1987.
Durante la década del noventa y con la aplicación de políticas neoliberales de la mano del presidente Carlos Menem, la señal pública orientó su programación hacia el entretenimiento, reduciendo los programas periodísticos de la década anterior al servicio de noticias que continuaba con fines propagandísticos. También se recurrió, al igual que en los años de la dictadura, a la incorporación de figuras consagradas a la programación, aspecto claramente fomentado por Gerardo Sofovich, quien oficiaba de interventor de ATC y que fue señalado como uno de los responsables del intento de privatización de la señal pública.
Con la llegada del siglo XXI, las gestiones del gobierno de la Alianza frente a los medios públicos fueron nulas, frente a la grave crisis económica e institucional que aquejaba a la Argentina.

Durante todas esas décadas, los contenidos que los medios públicos exhibían no reflejaban un proyecto comunicacional de carácter integral sino que dejaba más que clara la fuerte disputa entre las empresas que buscaban imponerse en el otorgamiento de licencias.

De política y popular al desmantelamiento comunicacional

Fue entre los años 2003 y 2015 en el que, con una fuerte voluntad política de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, se sentaron las bases de una política en materia de comunicación. Entre las medidas destacadas de ese período, se encuentran el aumento de la producción propia de la señal pública, el regreso de la producción de ficción y la proyección de películas nacionales, la ampliación de programas periodísticos, culturales y musicales con participación de músicos en vivo. En todos los casos, dichas iniciativas fueron acompañadas por un fuerte hincapié en el criterio federal, con el objetivo de que se visibilice la voz de las provincias y de distintos sectores de la sociedad, como las personas con discapacidad, las instituciones religiosas, los organismos de Derechos Humanos, entre otros actores sociales.

De esta forma, se buscaba instalar la idea de que comunicar y visibilizar resultan ser dos maneras de empoderar a los sectores de la sociedad que fueron silenciados por mucho tiempo, brindándoles las herramientas para que sus voces no queden fuera del debate público.

También resulta de gran importancia la creación de contenidos educativos a partir del surgimiento de Canal Encuentro, en el año 2007, el cual potencia fuertemente la función educativa de las señales públicas.


Mural de Daniel Santoro, inaugurado en el marco de los festejos por el 60° aniversario de la TV Pública. Fuente: Télam


Muchas de las acciones fueron realizadas en el marco de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. La misma, fomentaba no sólo la diversidad en los contenidos y en las voces contempladas, sino también nuevas formas de gestionar la comunicación desde perspectivas sociales y económicas comunitarias.
Con la llegada de Mauricio Macri en el 2015, los medios públicos volvieron a un estado de crisis debido al desmantelamiento del proyecto comunicacional desplegado en la gestión anterior. Se redujeron los programas informativos, se aplicó una política de paritaria cero, se incorporaron “asesores externos” que actuaron como comisarios políticos, hubo falta de pluralismo, persecución y censura.

Estamos reconstruyendo

La llegada de Alberto Fernández al gobierno terminó por frustrar los planes de la administración anterior de concretar los deseos por los que Avelluto desarrolló su curiosa “autocrítica” en Twitter. Sin embargo, el vaciamiento de los medios públicos no es el único desafío con el que esta nueva gestión debe lidiar. El auge de los medios digitales y las plataformas on demand son algunos de los viejos-nuevos problemas con los nos encontramos en materia de política comunicacional. Una pregunta que aparece es ¿la TV va a desaparecer? La enorme brecha digital que sufre la Argentina muestra que la TV sigue siendo necesaria y en ese sentido, la Televisión Pública Argentina ha desplegado, en el marco de la emergencia sanitaria por el COVID-19, una serie de iniciativas que dan cuenta de las diversas necesidades que afronta la sociedad, iniciativas que, a su vez, pretenden devolverle a la TV Pública su esplendor como un proyecto integral en términos de comunicación audiovisual.
Otro viejo problema es la federalización de los contenidos. Quizá hoy, con la ciudad que históricamente monopolizó la producción en aislamiento, tomemos la oportunidad y peguemos ese salto tan necesario. Incluso, los medios públicos locales también tienen un lugar muy importante.


Seguimos Educando, una propuesta que se constituye como imprescindible en la función educativa de los medios públicos. Fuente: Télam


Creemos que la función de los medios públicos también es innovar, arriesgarse, generar contenidos que tensen el sentido común de les espectadores. Hay que incluir temáticas y lenguajes que el mercado no se anime a transmitir: la diversidad y pluralidad social, cultural, sexual, etárea, racial que existe en nuestro país
A partir de la iniciativa Seguimos Educando, el regreso de Zamba, la incorporación de Diana Zurco (del colectivo trans) al servicio de noticias, la reposición de cine y ficción nacional y la creación de nuevas series durante la cuarentena mediante la plataforma Contar son una primera prueba pero con un fuerte mensaje de que el Estado tiene el deber de apoyar un proyecto democrático e inclusivo en el campo de la comunicación audiovisual.
En Diciembre de 2019, la pregunta era ¿cuáles debían ser los objetivos de la nueva gestión? El desafío era enorme. Sigue siéndolo. En medio de una pandemia, les trabajadores de la TV Pública se hicieron cargo de la tarea y esperamos que la sociedad sea partícipe de su reconstrucción y su porvenir.

FUENTES
https://canalabierto.com.ar/2020/02/17/el-pluralismo-en-los-medios-publicos-durante-el-macrismo-segun-lombardi/
https://ridaa.unq.edu.ar/bitstream/handle/20.500.11807/281/TM_2017_labate_001.pdf?sequence=1&isAllowed=y
https://www.eldiplo.org/198-nueva-derecha/que-hacer-con-los-medios-publicos/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: