Estan jugando, son de mi equipo

A les que nos gusta todo lo que tenga que ver con videojuegos nos gusta jugarlos, obviamente, pero también nos gusta ver cómo juegan les demás. Y aquí, en este punto en cuestión, entra en acción la plataforma Twitch.

 Desde que arrancó la cuarentena, probablemente escuchaste hablar de Twitch, de streaming, de stremear y de streamer. Empecemos por el principio.

Twitch es una plataforma de streaming, es decir, una plataforma de contenido online. Es cierto que quizás asociamos la palabra “streaming” a otras plataformas gigantes como Youtube o Netflix, pero el atractivo principal de Twitch es que es una plataforma de contenido en vivo. Les creadores de contenido en esta plataforma se denominan streamers y transmitir el contenido en vivo se denomina stremear. 

Si bien últimamente aparecen nuevos horizontes dentro de la plataforma, como pueden ser la retransmisión de películas, shows musicales en vivo y deportes, la mayor diferencia  entre Twitch y el resto de las plataformas más conocidas como Youtube o Netflix es que se dedica principalmente a todo lo que tenga que ver con videojuegos. Partidas online, torneos, eSports (deportes virtuales), reacciones y retransmisiones de lanzamientos, conferencias y videos let’s play. Twitch es la plataforma de gaming más utilizada y más vista del mundo.

Twitch es la plataforma de gaming más utilizada y más vista del mundo.

El origen

Su comienzo fue otra plataforma llamada Justin.tv, quizás a les más viejes nos suene este nombre. Esta página, fundada en el 2007, consistía en Justin Kan (su creador y creador de Twitch posteriormente) transmitiendo en vivo las 24 horas del día, los 7 días de la semana: su vida desde una cámara web pegada en la gorra que tenía en la cabeza. La idea nace a partir de fenómenos de realitys de televisión mundialmente conocidos, como Gran Hermano (de los que hemos hablado largo y tendido en esta revista). Luego, a partir de que su otro creador, Emme Shear, cambiara el foco hacia los videojuegos, el sitio explotó en popularidad, permitiendo que cualquier persona pueda transmitir en vivo su experiencia jugando algún videojuego e interactuando también en directo con una comunidad que estaba viendo esa transmisión. 

Twitch se funda en el 2011, y millones de creadores de contenido que tienen que ver con videojuegos se volcaron a esta plataforma.

Twitch se funda en el 2011 y millones de creadores de contenido relativos a los videojuegos se volcaron a esta plataforma. La misma creció rápido y a niveles prácticamente inimaginables de la mano de jugadores y jugadoras profesionales de juegos como el Legue of Legends (LOL), Counter Strike y World of Warcraft, que interactúan en vivo con sus fans a través de un chat. Tanto fue el crecimiento de la empresa que en 2014, a sólo 3 años de su lanzamiento, Amazon Prime compróTwitch por 970 millones de dólares. Y esa no es la única cifra que llama la atención. 
Los usuarios de Twitch pasan alrededor de 2 horas diarias en la plataforma, superando así a gigantes como Netflix y HBO. Y, sobre todo, es un nicho en sumo crecimiento desde que se declaró la cuarentena en casi todo el mundo. 

Cada vez aparecen más streamers, muches de elles, son Youtubers que se pasan a Twitch, principalmente porque ofrece mejores condiciones para ganar plata.

Cada vez aparecen más streamers, muches de elles son Youtubers que se pasan a Twitch, principalmente porque ofrece mejores condiciones para ganar plata. En Youtube, el dinero que ganan les creadores de contenido proviene de las publicidades. En cambio, en Twitch, el dinero proviene de las publicidades y de les suscriptores. Sumado a esto, Youtube tiene muchísimos problemas con asuntos de copyright y una pésima atención a sus creadores de contenido.

En Twitch, esto no ocurre. Por ejemplo, en Youtube podemos ver una transmisión en vivo de una persona jugando algún juego, sin embargo en Twitch, por esa misma transmisión, con la misma cantidad de gente, le streamer ganará más plata y mucho más rápido. Pero el horizonte es más amplio que los jueguitos: en Twitch también existen transmisiones de discos, de reacciones a nuevos lanzamientos musicales y a películas. Es frecuente que une streamer transmita una película en conjunto con su comunidad. Eso en Youtube no es posible; por cuestiones de copyright, el video probablemente sea dado de baja y aunque no sea así, es más que seguro que no pueda monetizarlo, es decir, cobrar por ese contenido. Actualmente, se calcula que hay casi 2 millones de personas creando contenido en la plataforma. Les streamers son personas sumamente carismáticas. Normalmente cuentan con una cámara web para qué les espectadores puedan ver sus reacciones en tiempo real. 

Imaginen que realizan transmisiones en vivo con cientos, miles y millones de espectadores, que a su vez, están comentando e interactuando a través de un chat. Muches de estos espectadores se suscriben a los canales de les streamers y aportan dinero mensual a sus contenidos. Ojo, todes podemos acceder de manera gratuita a ese contenido, pero está la opción de suscribirse con dinero y así poder acceder a contenidos extra en la experiencia de las transmisiones.

El Kun Agüero en Twitch con mas de 10000 mirándolo en vivo

Pero, como hemos comentado, si bien no es lo único que ocurre, Twitch se dedica sobretodo al mundo de los videojuegos. Más de 600 millones de personas al año consumen contenido que tiene que ver con videojuegos, transmisiones, conferencias, partidas, torneos y lanzamientos. Twitch es la plataforma donde más espectadores se encuentran para esto.

¿Pero porque el streaming crece tanto? ¿Por qué queremos ver a una persona jugar un juego? ¿Por qué queremos verla reaccionando a una película, a un lanzamiento musical, o mismo a un torneo de algún deporte electrónico? Y, sobre todo, ¿por qué hay gente que gasta tanta plata si se puede acceder al contenido gratuitamente?

Nos gusta ver las reacciones de les streamers porque nos gusta ver esos personajes, porque nos entretienen, nos hacen reír, nos acompañan. Y aquí se trazan paralelismos con la televisión, con las series y las películas. 

Nos divierte ver a una mega estrella mundial como el Kun Agüero jugar al FIFA y quejarse de que no puede meter un gol usándose a él mismo así como nos gusta ver a Marley comerse un grillo. Pero aquí los horizontes son más amplios. Hace un poco más de un mes, el rapero Travis Scott dio un recital virtual en el famoso juego Fornite, que fue retransmitido por miles de streamers en Twitch y alcanzó a más de 17 millones de espectadores de forma simultánea

Hace un poco más de un mes, el rapero Travis Scott dio un recital virtual en el famoso juego Fornite, que fue retransmitido por miles de streamers en Twitch y alcanzó a más de 17 millones de espectadores de forma simultánea. 

Nos sentimos parte de una comunidad.

Gracias al streaming podemos ver juegos que todavía no salieron a la venta, ver de qué tratan y así decidir comprarlos en algún futuro. Podemos compartir con personas que no conocemos algún torneo de un deporte que nos gusta.

Jugar videojuegos dejó de ser solamente una experiencia individual y pasó a ser una experiencia colectiva. Aunque no podamos jugar al juego, somos parte de la experiencia de otra persona, de muchas personas, somos parte del mismo equipo. 

Un comentario en “Estan jugando, son de mi equipo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: