Bitácora de cuarentena

La vuelta al cole desde casa

El empezar un nuevo año, un nuevo ciclo lectivo, supone también nuevos cursos, nuevxs estudiantes. Como docente sé que inicia un proceso de planificar, de conocer en profundidad a lxs estudiantes y sus historias, sabiendo que esto también implica mirarlxs, escucharlxs, aprender, hacernos pensar, re-pensar, dudar, cuestionar, dialogar, construir. 

Trabajo en la escuela media desde hace 4 años. Desde ese momento, siempre intenté que mi rol gire en torno a encontrarme con lxs adolescentes que me tocaba acompañar. Entender así mi lugar en la escuela, como también recorrer mi propia trayectoria escolar, me hizo ver la gran importancia que, como docentes, tenemos en las vidas de lxs estudiantes. 

Este año, todos estos pensamientos se vieron interrumpidos por la noticia de la pandemia y el inicio del aislamiento obligatorio. Cuando empezó, se nos pidió “algún trabajo para que lxs estudiantes puedan empezar a hacer, algo diagnóstico”. Pensé y envié una tarea con la idea de que la hagan pero que, igualmente, la retomaríamos en el aula. Esto, por obvias razones, no sucedió. 

Con el paso de los días la información empezó a crecer en paralelo a los casos y muertes, lo que me llevó a pensar que esto no sería algo “de unas semanas”, de un período diagnóstico, sino que iba a tener que empezar a pensar en una propuesta educativa virtual. Primero fue de cara al primer trimestre, hoy ya podemos afirmar que será un año así: en una escuela digital, en nuevos espacios de encuentro. 

Muchas veces decimos y sentimos que no está pasando nada cuando, en realidad, está pasando todo.

Muchas veces decimos y sentimos que no está pasando nada cuando, en realidad, está pasando todo.

La escuela no está abierta, pero la enseñanza y el aprendizaje continúan. Al comenzar el año, era necesario tener en cuenta las variables que mencioné al principio (y seguramente muchas más), pero hoy nos encontramos con el desafío de tener en cuenta otras, nuevas, antes impensadas. Para empezar, no conocer a lxs estudiantes, no haberles visto las caras, no haberlxs escuchado presentarse ese primer día de clases que da inicio a un año de conocernos….el no tenerlxs enfrente, mirándome, complejiza mucho el darme cuenta de cómo están, si están entendiendo o no, si están o no despiertxs. Ni hablar de la dificultad de que se animen a hablar, a intervenir o intercambiar ideas entre ellxs o conmigo. 

A estas nuevas variables las supera una aún más irreemplazable: el acceso. El gobernador Rodríguez Larreta dijo “en la Ciudad, más del 90% de los chicos de las escuelas públicas se mantuvieron en contacto virtual con sus escuelas y docentes”, lo cual no sólo sé que es falso, sino que también me dolió. Me dolió la desigualdad. Es de suma importancia reconocer la diversidad de contextos de estudiantes y colegas, entender no sólo las diferencias en el acceso a un dispositivo para conectarse y usar internet, sino también la cantidad de personas con las que convivimos y compartimos estos dispositivos. Que dirigentes políticos hagan este tipo de afirmaciones hacen que no se reconozca esta variable y, aún peor, que se la invisibilice.

A su vez, tengo que tener en cuenta particularmente con quiénes estoy trabajando: adolescentes. Tener en cuenta que es una etapa de cambios constantes, de preguntas, de crisis, en la que el encuentro con el grupo de pares y otrxs adultxs de referencia es sumamente importante. Además, se adquieren más libertades y autonomía, algo que, en cuarentena, se dificulta mucho más. Estos procesos no se detienen en pandemia, siguen atravesando a nuestrxs estudiantes, sumando la incertidumbre de este tiempo a las problemáticas propias de la adolescencia: los cambios corporales y el exceso de imágenes estereotipadas que influyen en la construcción personal del cuerpo, la falta de espacios de recreación y ocio con su grupo de pares, el uso de redes sociales, aplicaciones, videojuegos u otras plataformas, el buzo de egresados guardado en el placard o la imposibilidad de contar los días para el viaje o la fiesta de fin de año.  Y, de nuevo, la incertidumbre (que tenemos todxs, pero considero se acentúa en aquellxs que finalizan el nivel secundario): ¿cuándo va a terminar la cuarentena? ¿Qué viene después?

“Nuestra cabeza no da más y muchos profesores se piensan que estamos tirados en la cama haciendo nada, cuando tenemos familia y muchas otras cosas que por ahí los profesores no saben y lo único que les importa es el colegio. Te exigen demasiado, más que adentro de un aula y eso es lo que más me pone triste, porque no son ni capaces de preguntarte un ¿cómo estás? Y es feo”.  Paloma, 17 años, estudiante del último año del nivel secundario.

“Estar tanto tiempo encerrada ya me sofoca, más sabiendo que estoy en mi último año, es super triste el no poder hacer la presentación de camperas, no ver a mis amigos y bueno también se suma el no ver a mi familia. La cuarentena a mi me pego medio mal, a veces me dan ganas de tirar todo a la mierda pero a su vez respeto esto, sé que es necesario. Yo soy una persona que suele estar bien, que estoy contenta y estar así me hace pensar en un montón de cosas y me pongo medio triste”. Agostina, 17 años, estudiante del último año del nivel secundario.

Sobre todo en este contexto, resulta de suma importancia el acompañamiento que nosotrxs como docentes podamos hacer. Desde ya sabemos que no estábamos preparadxs para una pandemia, nadie nos avisó ni anticipó, no tuvimos ninguna capacitación previa ni tampoco una materia o taller en nuestra formación de grado, pero es la realidad: ¿qué hacemos con ella? 

Sobre todo en este contexto, resulta de suma importancia el acompañamiento que nosotrxs como docentes podamos hacer.

Actualmente hablamos de asegurar la continuidad pedagógica, de seguir enseñando para poder construir junto con nuestrxs estudiantes y así aprender. Sea el contexto que sea, es imprescindible reconocer que, para que el aprendizaje sea posible, es necesario que se produzca un encuentro que pueda sostenerse y profundizarse en el tiempo.  Es decir, debemos darle importancia al encuentro virtual, que no sea una mera clase expositiva o un simple cuestionario para responder. Hoy nuestrxs estudiantes nos necesitan, necesitan palabras de aliento, necesitan que les preguntemos cómo están, que generemos espacios de escucha, de diálogo, que poco a poco lxs animen a prender el micrófono y hablar cada vez más, posiblemente también a prender la cámara, para que podamos ponerle cara a cada palabra. 

Pensar la educación, hablar de la educación, es importante, porque pertenece a la práctica social de las personas. Entender este contexto, el de cada colega, el de cada estudiante, conocerlo, reconocerlo es de suma importancia, porque educar se trata de construir con otrxs. Sin dudas hoy nos toca pensar una educación en condiciones inesperadas, en las que todo está por hacer. Aún no sabemos cuándo volveremos a encontrarnos en el aula y si, cuando eso suceda, será como la conocíamos. Nosotrxs no seremos lxs mismxs.  Entonces: ¿qué valoramos en este tiempo para realmente garantizar el derecho a la educación de nuestrxs estudiantes? ¿En qué ponemos nuestros esfuerzos y preocupaciones? ¿En las presiones de nuestrxs jefxs y la exigencia de completar constantes planillas? ¿O en contener, acompañar para poder aprender en y de este contexto? Finalmente, ¿cómo será la “vuelta al cole”? ¿Qué vamos a aprender como docentes de todo esto? 

¿Cómo será la “vuelta al cole”? ¿Qué vamos a aprender como docentes de todo esto? 

Este no es un año perdido, sino que es un tiempo en el que la enseñanza y el aprendizaje continuaron no como lo planificamos. Pero, sobre todo, que nos hizo descubrir la importancia de encontrarnos, de acompañar. Los interrogantes son muchos, podríamos plantear muchos más, pero quisiera remarcar la importancia de seguir imaginando y construyendo una educación del encuentro, abriendo la posibilidad de ir más allá sin ser ingenuxs o idealistas. Nuestro rol es hacerlo posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: