Porque no seamos invisibles nunca más

La irrupción del movimiento de mujeres y disidencias en la escena política del país, a partir de la masiva movilización de #NiUnaMenos en 2015, y el reclamo por ser partícipes de espacios que históricamente nos han sido negados golpeó con fuerza en todas las esferas de la sociedad. En esta coyuntura, los clubes de fútbol y entidades deportivas no fueron la excepción.

La creciente creación de áreas y departamentos de género en los clubes viene a poner en discusión las lógicas patriarcales que tan arraigadas están en el mundo del deporte y funcionan como barreras a la hora de permitir y fomentar la participación de mujeres e identidades disidentes en la vida institucional, social y deportiva de los mismos. El desarrollo de estos espacios se consolida no solo en construcciones aisladas y particulares, sino en la fuerte articulación con áreas de otras instituciones y sobre los derechos conquistados por lxs compañerxs, que hace tiempo vienen dando distintas batallas al interior de sus clubes.

La creciente creación de áreas y departamentos de género en los clubes viene a poner en discusión las lógicas patriarcales que tan arraigadas están en el mundo del deporte

En noviembre del 2019 se llevó adelante el primer Encuentro Nacional de Género y Feminismo de Clubes en la Sede Social de Vélez Sarfield. El mismo se replicó en febrero de este año, con sede en el club Belgrano de Córdoba, y recientemente se desarrolló el tercero, de manera virtual, organizado por Lanús y Vélez. La finalidad de estas instancias es la elaboración de una agenda en torno a las problemáticas de género en los clubes y la creación y puesta en común de Protocolos de Acción Contra la Violencia de Género.
Esto último fue parte central de la agenda de muchos clubes en los últimos meses. Entendiendo que las violencias existen y atraviesan de manera estructural a todas las instituciones, cada vez son más los que se predisponen a debatir y aplicar lo elaborado por las áreas de género. Los protocolos brindan herramientas para poder prevenir y actuar frente a situaciones de violencia y/o discriminación por motivos de género, orientación sexual y/o identidad.

Primer Encuentro Nacional de Género y Feminismo de Clubes en la Sede Social de Vélez Sarfield – Foto: Vélez Sarfield

En ellos, se hace un fuerte hincapié en la capacitación de dirigentes, profesorxs, empleadxs, deportistas y todxs aquellxs que sean parte de la vida de los clubes, para no solo actuar frente a situaciones de violencia ya consumada, sino contribuir a la concientización de las desigualdades existentes y, eventualmente, a su supresión. El movimiento de mujeres y disidencias de los clubes ha dado una enorme pelea por la implementación de la Ley Micaela en el deporte -sancionada el pasado 11 de septiembre por el senado de la Provincia de Buenos Aires- que establece como obligatorias dichas capacitaciones para las autoridades y personal de los clubes y entidades deportivas.
Otro eje fundamental del trabajo de los espacios de género es la lucha por el cumplimiento del cupo femenino en las comisiones directivas, establecido por la Ley del Deporte sancionada en 2015. Al revisar la participación de las mujeres y disidencias en puestos de gestión y decisión, debemos tener en cuenta que no solo han sido históricamente expulsadas de estos espacios, sino que también éstos se estructuran de manera tal que no puedan acceder a ellos. Actualmente, solo hay un 6% de mujeres ocupando cargos dirigenciales en los equipos asociados a la AFA. La conformación heterogénea de las CD implica la representatividad del conjunto de socixs; aporta miradas que nos invitan a pensar nuevas maneras de pensar y construir los clubes. Implica, también, romper la concepción de que las feminidades y disidencias solo pueden participar en áreas destinadas a discutir las problemáticas de género y reconocerlxs como sujetxs politicxs activxs dentro de las instituciones

La conformación heterogénea de las CD implica la representatividad del conjunto de socios, socias y socixs; aporta miradas que nos invitan a pensar nuevas maneras de pensar y construir los clubes.

El trabajo que desarrollan las áreas y departamentos de género cobra un valor aún más grande cuando pensamos en los clubes desde su arista social y no meramente deportiva. Dentro de ellos se llevan a cabo actividades políticas, culturales y -valga la redundancia- sociales, que tienen un rol fundamental en el proceso de formación integral de quienes los habitan diariamente. En este sentido, poner la mirada en las problemáticas que atraviesan a sus estructuras es fundamental para diagramar estrategias y políticas que contribuyan a la erradicación de las mismas, a la construcción de una nueva mirada del deporte, accesible para todxs, libre de estigmas y de la violencia históricamente institucionalizada.

Con la premisa fundamental de que “el fútbol va a ser de todes o no va a ser” y la igualdad como bandera, cientos de hinchas y socixs se reúnen a escribir nuevas páginas en la historia del fútbol argentino. Unidxs, no solo por el color de la camiseta, sino esta vez por la convicción de que construir un futuro mejor es posible.

Foto: Coordinadora Sin Fronteras de Fútbol Feminista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: