Hacia un fin de año del lado de los derechos

Como sabemos y celebramos, el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) ya tiene media sanción por parte de la Cámara de Diputades. El mismo -postergado desde marzo- había sido enviado al Congreso el pasado 17 de noviembre por Alberto Fernández. “Mi convicción, que siempre he expresado públicamente, es que el Estado acompañe a todas las personas gestantes en sus proyectos de maternidad” dijo acá: https://twitter.com/alferdez/status/1328775329398329344?s=19

Luego de una sesión histórica de 20 horas de debate y con vigilia en la puerta del Congreso incluida, este viernes a las 7.20 am el proyecto fue aprobado con 131 votos a favor, 117 en contra y 6 abstenciones.

“El mundo es injusto, pero la respuesta no está en nuestro útero. Al contrario, el mundo es injusto porque está construido hace 500 años sobre un sistema basado en la explotación de las mujeres”, dijo la diputada Gabriela Cerruti en el último discurso de la sesión.

Una vez finalizado el debate sobre el proyecto de IVE, la Cámara de Diputades trató el dictamen que establece el Plan de los 1000 días, que finalizó con 196 votos afirmativos, 0 negativos y 5 abstenciones. El mismo tiene su origen en la provincia de San Juan (2016) y en la localidad de Mercedes (2017).

Por un lado, el plan consiste en la creación de una nueva Asignación por Cuidado de Salud Integral, recibiendo una suma de dinero por cada niño o niña menor de tres años de edad que cumpla con el plan vacunatorio obligatorio y el programa sanitario. Hasta la fecha se percibían seis mensualidades; con este proyecto se extiende a nueve, abarcando la totalidad del embarazo.

Por otro lado, consta de la provisión pública y gratuita de insumos esenciales durante el embarazo y también para la primera infancia, así como también se atenderá a la provisión de: medicamentos esenciales, vacunas, leche, alimentos para el crecimiento y desarrollo saludable en el embarazo. Además, establece la creación del Sistema de Alerta Temprana de Nacimientos y el Certificado de Hechos Vitales con el objeto de garantizar el derecho a la identidad de les niñes recién nacides.

Por último, propone políticas prioritarias de género para prevenir y detectar de manera temprana situaciones de violencia de género y violencia sexual o abusos en personas embarazadas, niños, niñas y adolescentes. Basándose en el acompañamiento de la persona gestante en los primeros años de vida del recién nacide, la iniciativa cuenta con cuatro etapas:

  • El embarazo, que comprende desde su detección hasta el parto.
  • Desde el nacimiento hasta los seis meses de vida.
  • Desde los seis meses hasta el primer año.
  • Desde entonces hasta cumplir los dos años.

Este proyecto tiene completa relación con el de Interrupción Voluntaria del Embarazo, siendo ambos una ampliación de derechos y acompañamiento concreto por parte del Estado en la decisión de maternar. Además, y en contraposición a los discursos en contra de los derechos de las personas gestantes, podemos recopilar una gran cantidad de testimonios que dejan en evidencia que las situaciones traumatizantes son las generadas por las condiciones de clandestinidad. Recomiendo este hilo de Twitter: https://twitter.com/futurockOk/status/1336800929035800576?s=19, en el que la radio Futurock hizo una recopilación de testimonios sobre abortos clandestinos.

Para saber cómo seguimos en el Senado: actualmente, el proyecto de IVE se está debatiendo en las comisiones y se estima que antes de fin de año se votará en el recinto. Nada está definido, pero la diferencia entre les legisladores que votarán a favor y les que votarán en contra se redujo si se tiene en cuenta que en 2018 rechazaron el proyecto 38 a 31 (con dos abstenciones). En caso de empate, la persona encargada de definir la votación es quien ocupe la presidencia del Senado, es decir, Cristina Fernández de Kirchner, quien, como sabemos, en 2018 votó a favor de la aprobación.  “Las que me hicieron cambiar fueron las miles de chicas que se volcaron a la calle a reclamar. Verlas criticar y describir una sociedad patriarcal nos debe colocar en un lugar diferente”, dijo Cristina en la memorable sesión de 2018 (https://youtu.be/-hm587fOd_Y). El poroteo viene parejo, pero todavía falta y puede modificarse.

En 2018 perdimos en el Senado pero ganamos en las calles, logrando romper con el silencio y el dolor propios de la clandestinidad. En el marco de la aprobación de estos proyectos y de la despedida de un año tan complejo, todas nuestras esperanzas y convicciones están puestas en este logro, en una decisión final que esté del lado de los derechos, con la certeza de que la única maternidad que debería existir es la que se elige y proyecta con deseo.

Con la certeza de que la única maternidad que debería existir es la que se elige y proyecta con deseo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: