Y EL DECORADO SE CALLA.

No sé nada de cine. Ni siquiera me animo a decir que soy aficionada, pero me gusta ver películas. Lo aclaro porque es difícil para una mujer joven escribir sobre un tema sin legitimidad o autoridad. Lo aclaro porque siento que debo aclararlo (y acá empieza el problema). Porque soy feminista, eso sí, y militante política. Soy una feminista sentada en el sillón por ver una película de la que la gente en redes sociales habla con signos de exclamación, de la que solo sé que es polémica, que es ópera prima, que es fantástica o superficial, que es la peor narrativa posible sobre abuso, que es la mejor. Soy una feminista sentada frente a un manifiesto. 

Promising Young Woman narra la historia de Cassie, una treintañera a la que conocemos en un boliche de mala muerte cayéndose de borracha. Un varón interpretado por un soñado Adam Brody en traje se la lleva (literalmente, porque ella apenas puede caminar) con la excusa de alcanzarla a su casa (ya todxs podemos imaginarnos cómo termina eso). Pero, sorprendentemente, cuando se está por concretar el abuso, Cassie se levanta, consciente y sobria, casi resucitando, para enfrentarlo. Todo fue una pantalla, un engaño. Adiós Adam Brody. 

La película tiene cinco nominaciones al Oscar y durante esta temporada de premios fue habitué de las alfombras rojas virtuales. Emerald Fennell, su directora (la misma que aprendiste a odiar cuando hacía de Camilla Parker-Bowles en The Crown y probablemente no sabías que fue showrunner de la segunda temporada de Killing Eve), dice sentirse ganadora con solo tener la posibilidad de estar entre la lista de candidatas. Y claro, es extraño ver incluido en el cánon cinematográfico a un producto crítico, crudo, negro y, sobre todo, en el que no se salva nadie. También es destacable que este año son, por primera vez, dos las mujeres nominadas en la categoría de Mejor Director (comparte terna con Chloe Zhao, la responsable de Nomadland, de la que hablaremos en otra oportunidad). 

Sin embargo, si de predicciones se trata, lejos estamos de creer que es posible que algunos de los “premios importantes” sean para la ópera prima de Fennell. Carey Mulligan aún podría competir con su solidez y composición (magistral) frente a la ya conocida sutileza de Frances McDormand y el guion consolidarse como el favorito de la temporada por su agudeza, pero lo más probable es que Mejor Director y Mejor Película vayan para el film de Zhao. Es imposible dejar pasar que estamos a pocos años del fenómeno del Me Too, que sacudió a un Hollywood demócrata y progresista: por agenda, las producciones hechas por mujeres debieron necesariamente tomar mayor relevancia. Aun así, es la de temática social yanqui, planos largos, atardeceres y personajes contenidos y queribles la que se impone frente a la desmesura propuesta por Fennell. El lugar para el cine feminista está limitado: tiene que estar, pero no ganar; tampoco es la idea sobredimensionar un film que incomoda, quizás, un poco demasiado.

Desde la primera escena, la película plantea un personaje protagónico femenino complejo: a partir de un evento traumático del pasado, Cassie asume el rol de ángel vengador exponiendo y castigando a los varones que intentan tener sexo con ella durante su estado de semi-inconsciencia fingido. La ética de sus acciones es, al menos, discutible; me remite a la consigna “me cuidan mis amigas” difundida en el último tiempo cada vez que ocurría un femicidio. Desde la cultura del escrache a la militancia por un feminismo antipunitivista e interseccional hubo un largo trecho, claro, y nuestra Promising Young Woman pareciera, a primera vista, hija de la época en los que todos (y todxs) eran cancelables. Cassie es, según los consensos que empezamos a construir, una mala feminista. La figura renovada de la loca de mierda. ¿Por qué será, entonces, que es tan simple festejarla?

Fennell también comenta en otra entrevista que el lugar que más le interesa es aquel donde la gente se ríe dudando sobre si es la reacción correcta. Promising Young Woman es eso: cinismo del potente, la tragedia en colores pasteles, pinceladas de belleza que hacen más siniestro lo que de por sí es terrible. La posibilidad misma de que esos elementos puedan coexistir es, creo yo, lo que verdaderamente pone incómodos a algunos (sí, con o): la comprensión inevitable de que así como esta ficción, distorsionada e injusta, ridícula, es la realidad.  

Cassie es una depredadora en rosa, bellísima, que hace de su feminidad un arma; ella misma encarna la contradicción del tono fílmico. Y todas la queremos, porque es todo lo que alguna vez, con culpa o no, deseamos desde el odio y la impotencia: ver consecuencias. Es fácil adjudicarle la etiqueta de extremista y tendenciosa -adjetivos que he visto repetidos en más de una reseña de varón-, pero lo que no es sencillo es admitir que es imposible ubicar a la protagonista en el marco de la dicotomía bien y mal. De hecho, casi ningún personaje entra dentro del bien y el mal. Los extremos son temáticos, los extremos son textuales, los extremos son actorales, los extremos son necesarios. Todas podemos empatizar con el salvajismo planificado que mueve a Cassie en sus acciones y, a su vez, que este mismo nos invite a la reflexión, a cuestionarnos, a repensar

Porque, al fin y al cabo, ¿a qué le tienen tanto miedo? Si se me permite aventurar una respuesta, quisiera volver al “no se salva nadie” del principio. Promising Young Woman condena una cadena de complicidades, las evasiones que rodean un caso de abuso. Condena a “los pibes”, los grupos de amigos que exaltan las masculinidades tradicionales, pero también a los nice guys, “los progres”, los protagonistas de las comedias románticas. Condena a las mujeres que les hacen el juego, a las que se inventan una desmemoria y construyen una ingenuidad asociada por tanto tiempo a nuestro género. Condena a los padres negligentes, a las autoridades que se lavan las manos, a los abogados de una justicia comprada. El Titanic infernal de los eslabones del patriarcado. 

Es lógico que incomode. Que genere contradicciones. En mi opinión, toda gran creación artística lo hace. La película no es, como pensaba antes de verla, un manifiesto lineal, sino la narrativa, en su entera complejidad, profundidad, ridiculez y terror, de lo que anida en cada unx de nosotrxs. Lo verdaderamente siniestro, lo que genera repudio por parte de muchos, es que podrían ser ellos. Es que podría ser cualquiera. Y eso da miedo. 

Para terminar, quisiera hablarle a los varones lectores, se sientan en procesos de deconstrucción o no. Cuando la incomodidad toca la puerta, lo hemos dicho desde los feminismos muchas veces, es necesario escuchar. Formarse, aprender. No es necesario tener una opinión cerrada sobre todo, ni mucho menos sobre las formas que adopta el patriarcado. Lo dice la película, es más complejo que eso. Quizás sea esta la oportunidad para aprovechar y mirar desde un costado, para preguntarse a sí mismos por sus acciones cotidianas, o bien, simplemente, callarse un poco, que a veces está bueno.Promising Young Woman se merece mucho más de lo que le será dado (como dije antes, son pocos los galardones que es probable que se lleve en esta edición de los premios más famosos del mundo), pero me conformo -y, creo también, lo hace Emerald Fennell- con que nos haya hecho levantarnos de la silla, reaccionar, escribir mensajes de odio, de sorpresa, de repudio, de festejo, de crítica, de defensa. Me conformo con que haya sido mainstream, violenta, extraña, chirriante.

Luna Zaballa es la autora de la nota.

Gracias por leer.
Todo nuestro contenido esta hecho con muchísimo cariño y respeto.
Para volver al inicio hace clic acá.
Podes aportar para que esta revista siga creciendo invitándonos un café.
Nos ayudas un montón siguiendonos en redes.

No es otra revista.

Un comentario en “Y EL DECORADO SE CALLA.

Responder a Sofía Sutton Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: